miércoles, 13 de julio de 2011

LA IGLESIA DE SANTA ANA.








La actual iglesia de Santa Ana data de finales del siglo XVI aunque su origen remonta casi un siglo atrás, ya que es creada como parroquia en 1505 bajo el nombre de "Parroquia de Santa María de Algarrobo, Salares y Benescalera", muy posiblemente esta denominación se deba a que tras la reconquista, estas tierras y las de Algarrobo pasaron a formar parte del Señorío de los herederos de Don Pedro Enríquez (tío de Fernando El Católico).

Más tarde esta pequeña iglesia que contaba con sólo una nave pasará a la advocación de San Andrés.

Durante la rebelión morisca de Bentomiz en 1569 la iglesia fue quemada y parcialmente destruida tal como se desprende del testimonio del libro de Apeo de Algarrobo de 1572:

Declararon que esta dicha villa de Algarrobo tiene una Iglesia , que su advocación es de san Andrés, en la cual se celebraba y al presente se celebra, el culto divino, la cual está quemada, que como este lugar es de los moriscos que se revelaron, los dichos moriscos la quemaron, y como dicho tienen, está en alberca, y las paredes están viejas y atormentadas por el fuego, y es de una nave”

Probablemente en años posteriores se procedió a la demolición del edificio y comenzara la construcción del nuevo templo con las dimensiones que posee en la actualidad y para el cual utilizaron los materiales de la anterior iglesia y emplearon la técnica de mampostería de piedra y averdugado de ladrillos nazaríes en las paredes, y ladrillos en los pilares.

Posee planta de cruz latina y consta de tres naves, dos laterales y una central más grande. Las laterales comunican con la principal a través de arcos de medio punto que se apoyan sobre pilares rectangulares con sus esquinas achaflanadas . Posee presbiterio rectangular y el crucero está cubierto de armadura cuadrada de madera y sus naves también poseen armaduras de madera más modernas.
Posee dos camarines abiertos de crucero, uno situado a la izquierda del presbiterio y otro en la pared lateral de la nave derecha con yeserías de estilo barroco. Poseía un gran retablo también barroco, de características antequeranas, que fue destruido durante la guerra civil, al igual que las imágenes de culto. De las que desaparecieron cabe destacar la de un Nazareno de la escuela de Montañés con cabello natural.

El actual Jesús Nazareno es de mediados del siglo XX (1941) y fue esculpido por el imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci; también se venera una imagen de la Inmaculada en madera, de escuela granadina, del siglo XVIII. Expuesta al culto, existe también otra Inmaculada, de pequeña estatura, realizada en madera policromada del siglo XVII y atribuida a Alonso de Mena. Podemos destacar también una imagen de vestir de la Virgen de los Dolores datada del siglo XVIII ó XIX (aunque un posterior estudio para su restauración sitúa su origen posiblemente en el siglo XVI, pese a que su datación se establezca dos o tres siglos después por las numerosas modificaciones que al parecer ha sufrido según las épocas), de hecho existen documentos del siglo XVI que ya hablan de un camarín destinado a albergarla.